sábado, 6 de junio de 2015

¿Cómo describirías a Dios en otra palabra?

Ayer me encontré con esta pregunta, a la cuál respondí instantáneamente “indescriptible” (admito que lo respondí manejando). Sin embargo es inconclusa y una “media verdad”. Dios es indescriptible y a la vez también se lo puede describir, pero prefiero utilizar “Dios es incomprensible, pero conocible” (*)
En Isaías 40.18 El mismo Isaías formula la siguiente pregunta: “¿A qué, pues haréis semejante a Dios, o que imagen le compondréis?” por otro lado Jesús dijo: “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a tu, El único Dios verdadero y a Jesucristo a quien has enviado” (Juan 17.3)
Lutero habla de un Dios escondido y de el Dios revelado. La teología reformada afirma que Dios puede ser conocido, pero que es imposible que el hombre alcance un conocimiento exhaustivo y perfecto de Dios en todo sentido. Alcanzar tal conocimiento equivaldría a comprender a Dios y esto ya queda fuera de nuestro asunto. (*)
Cuando intentemos imaginarnos cómo es Dios, por necesidad tendremos que usar lo que no es Dios como el material en bruto para que nuestra mente trabaje sobre él; de aquí que, comoquiera que nos imaginemos que Dios es, no será así, porque habremos construido nuestra imagen a partir de aquello que Él ha hecho, y lo que Él ha hecho no es Dios. Si insistimos en tratar de imaginárnoslo, terminaremos con un ídolo, no hecho con las manos, sino con los pensamientos; y un ídolo de la mente es tan ofensivo para Dios como un ídolo hecho con las manos. (**)
Aprendemos a base de utilizar lo que ya conocemos como puente sobre el cual pasamos rumbo a lo desconocido. A la mente no le es posible irrumpir de pronto más allá de lo familiar en lo que le es extraño por completo. Aun la mente más vigorosa y osada es incapaz de crear algo a partir de la nada, por medio de un acto espontáneo de la imaginación. Esos extraños seres que pueblan el mundo de la mitología y la superstición no son creaciones puras de la fantasía. La imaginación los creó tomando los habitantes corrientes de la tierra, el aire y el mar y extendiendo sus formas familiares más allá de sus fronteras normales, o bien mezclando las formas de dos o más de ellos, de tal manera que se produjera algo nuevo. Por hermosos o grotescos que sea, siempre se puede identificar a sus prototipos. Son parecidos a algo que ya conocemos” (**)
Cita también Tozer extracto de un libro de Nicolás de Cusa (The vision of God) hablando de Dios dice: “El intelecto sabe que te ignora porque sabe que no se te puede conocer a menos que se pueda conocer lo imposible de conocer, y se pueda ver lo invisible, y alcanzar lo inalcanzable” (**)
¿Hay formas de conocer a Dios?, si efectivamente que sí… Dios es incomprensible pero también conocible…
Dice el apóstol Pablo en 1 Cor 2.7-10. “Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría OCULTA, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, a la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria. Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a NOSOTROS POR EL ESPÍRITU; PORQUE EL ESPÍRITU TODO LO ESCUDRIÑA, AUN LO PROFUNDO DE DIOS” 
Es inútil y carente de sentido tratar de “intentar” conocer a Dios desde la razón de la lógica de una mente que no tiene el Espíritu de Dios ya que Dios las revela por medio de su Espíritu, quien no tiene el Espíritu de Dios nunca va a poder conocer la sabiduría oculta de Dios. 
Tratar de definir a Dios en una palabra es tan imposible como querer enmarcar el infinito, sin embargo se lo puede conocer… ¿De qué manera?. Seguimos mañana…
Nota: Textos tomados de 
“Teología sistemática - Berkhof.” (*)
“El conocimiento del Dios Santo” - A. W. Tozer (**)

D.A.K.

No hay comentarios:

Publicar un comentario