viernes, 3 de julio de 2015

VERDADERO O FALSO…???

La Hipocresía es la actitud de fingir determinadas ideas, sentimientos o cualidades que son absolutamente contrarias a las que en realidad se sienten, se tienen o piensan.
El término proviene del griego (hypokrisis), que significa fingir o actuar una respuesta y es justamente en la cultura griega, en el ámbito artístico del teatro, donde se la llegó a utilizar mucho para referirse al actor, que normalmente se colocaba una máscara o un disfraz para interpretar un personaje y así marcar la diferencia entre ficción y realidad.
Es muy común, por ejemplo, entre la gente que observa este tipo de actitudes, que promuevan situaciones o promulguen ideas, las cuales no pueden sustentar con un buen ejemplo, este precisamente es un caso que se ve muchísimo dentro del campo de la política, en aquellos funcionarios que se llenan la boca hablando del bien común, el prójimo, etc. y por el otro lado, implementan medidas o políticas, que poco beneficio traen al prójimo, o al interés común de la sociedad.
Aunque no existe una clasificación respecto de aquellos que observan en su conducta la hipocresía, se puede hacer una diferenciación algo caprichosa, pero diferencia al fin. Está aquel que vive las 24 horas del día de una manera absolutamente hipócrita, diciendo y haciendo todo aquello que detesta o critica, o aquel que por determinadas situaciones se ve obligado a asumir una actitud de tipo hipócrita. En este último caso podríamos encuadrar a aquellas personas que por cuestiones de fuerza mayor, por ejemplo, para defender un trabajo quizás, se ven obligadas a defender situaciones o ideas que no coinciden con los valores que siempre han defendido.
Estas personas se denominan, en la jerga popular, “mercenarios” por esto, precisamente, de fingir u ocultar sus verdaderos pensamientos, opiniones o actitudes a cambio de obtener un rédito de reconocimiento social, o en el caso del trabajo, un beneficio económico. Pero, debemos tener en cuenta que, ante esta situación, este tipo de “hipócritas” suelen experimentar una presión psicológica muy grande, precisamente, porque esa manera de comportamiento no está dentro de sus deseos, y debe comportarse así para mantener su posición. Muy diferentes es el caso del “hipócrita 24 horas”, que lejos de experimentar presión o culpa por su actitud, se siente satisfecho de comportarse de este modo, puesto que lo comprende como una forma de abrirse paso entre los demás, lo comprende como una “estrategia” de supervivencia dentro de la lógica del mundo actual.
El Señor nos dice en 2 Tim.4:5 “Pero tu se sobrio en todo…”, "sobrio" quiere decir "atento", cuando no se está sobrio, se está débil, frágil, vulnerable a cualquier situación y ataque, además se está con los sentidos alterados, no aptos para ninguna labor. Por eso se nos indica que debemos estar "sobrios", sensatos, juiciosos…El término sobrios va de la mano de la palabra "velar"; Pedro 5:8 "Sed, sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar", los ataques del enemigo siempre vendrán por este lado, llevarte a pensamiento y luego a acciones que contradicen aquello en lo que has creído y que profesas ser…Y de repente nos miramos y nos encontramos viviendo “hipócritamente”…
Hay otro texto que puede aclara aun más, 2 Tim.2:4 “Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado”; Debemos ser Sobrios y Velar, para no terminar “Enredados”…No importa si todos practican la hipocresía, si hacen lo que no se debe hacer, o si apoyan algo aún si estar de acuerdo…Podría ser que termináramos enredados en el piolín de nuestra careta.
El desafío es este; 2 Tim.2:15 “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que traza bien la palabra de verdad”. Dios no ha dado principios claros en su Palabra para que ellos sean a nuestra vida como vallas de contención, o como el cayado con el que el pastor sujeta a la oveja cuando la ve en peligro o por salirse del camino; también que los principios bíblicos son al cristiano lo que las estacas a una carpa, si estas están bien clavadas los vientos podrán zamarrearte pero nunca arrastrarte, en cambio si los principios no están bien arraigados en tu vida, las practicas y filosofías del mundo te llevarán de un lado para otro, Ef.4:14. El conocimiento de estos principios bíblicos irán ordenando nuestros pasos y nos llevarán a vivir vidas sin hipocresía.
En esta última cita aparece esta palabra “Trazar”, la misma y dado su contexto puede interpretarse como conocer bien la Palabra para exponerla bien, pero también podemos interpretarla como que el conocimiento de la misma me llevará a trazar el limite, entre lo que sí y lo que no; debemos dibujar un trazo en nuestras vidas y no ir nunca más allá de lo que indica la Palabra. Pero también la palabra “Trazo” significa diseñar; esto me lleva a pensar en que debemos diseñar nuestras vidas basados en la Palabra de Dios…
Ten en cuenta que, asistir a la iglesia o denominarte cristiano y no estar siendo sobrio, atento, y sujeto a lo que Dios indica en su Palabra…Es vivir en “hipocresía”…
Dijo Abraham Lincoln, "Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo."
Dice la Palabra de Dios, Gal.6:7 “No os engañéis; Dios no puede ser burlado…”
Vivamos vidas trasparentes, sin engaños ni hipocresías, VIVAMOS PARA LA GLORIA DE DIOS.
Fabián Lourenzo, Viedma-Río Negro

No hay comentarios:

Publicar un comentario