viernes, 8 de enero de 2016

La ansiedad

"Los tiempos determinados"
Desde el principio Dios empezó a dar destellos de sus pinceladas en la creación y todo lo que creaba era bueno en gran manera. En su creación se encargó de poner límites a los tiempos. Separó la luz de las tinieblas y creo así el día y la noche. Después dijo Dios: “haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche, y sirvan de señales para las estaciones, para días y años” Génesis 1.15
Ahí nació nuestro calendario. Y luego la tecnología se encargó de hacernos llegar los relojes, celulares, televisores, etc... para que en todos lados podamos ver la hora. Tenemos días de 24hs, semanas de 7 días, meses de 28, 30 o 31 días, años. Todo bien calculado.
Gracias a los límites del tiempo podemos organizarnos, coordinar acciones, encuentros, elegir que hacer y en qué momentos hacerlo, programar nuestras agendas con muchísima anterioridad, hasta podríamos decir: “programar toda nuestra vida”.
Esto nos hace creer que tenemos el control del tiempo en nuestras manos.
Y el control… NO ES MAS QUE UNA ILUSIÓN. NO TENEMOS EL CONTROL DE NADA.
Así como en un momento de la nada llegamos a este mundo, también hay un momento en el cuál partiremos de aquí. Eso nos hace terminar estando presos dentro del límite del tiempo impuesto por Dios. No solo eso sino que también hay tiempos que son determinados por Dios, que no escapan a su voluntad, pero inesperados para nosotros, circunstancias que Dios pone en nuestras vidas para producir un quiebre en nuestro andar, modificándonos por completo el modo automático en el que estábamos viviendo; pero, siempre con un propósito.
“Estamos atrapados en el tiempo y en ocasiones no podemos discernir el significado ni la importancia que estos tienen durante su existencia”
Dentro de estos tiempos determinados por Dios en los cuáles el establece los límites y que nosotros ya conocemos cuales son… Están los tiempos que Dios permite y también determina pero que terminan siendo indefinidos para nosotros, ya que no tenemos el tiempo exacto de lo que van a durar.
Esos tiempos son los que hoy vamos a estar llamando: "Los tiempos indeterminados".
Los tiempos indeterminados…
En el libro de Eclesiastés cap 3 no encontramos con el siguiente pasaje…
Todo tiene su tiempo “INDETERMINADO EN SI”
Nacer – Morir
Plantar – Arrancar lo plantado
Matar – Curar
Destruir (derribar) – Edificar
Endechar (lamentarse) – Bailar… Luto – Boda
Esparcir piedras – juntas piedras
Abrazar – abstenerse de abrazar
Buscar (intentar) – Perder (desistir)
Guardar – Desechar
Romper – coser
Callar – Hablar
Amar – Aborrecer
Guerra – Paz
El pasaje nos dice que todo tiene su tiempo pero no nos marca el tiempo en sí que esos tiempos tienen.
Entonces si todo tiene su tiempo ¿Cómo determino cuanto es el tiempo de cada cosa? ¿Cómo me doy cuenta cuanto duran esos tiempos?
No sé… y seguramente no lo sepamos hasta que lleguen esos tiempos y terminen, pero lo que sí tenemos que saber de esos tiempo es que no son como los nuestros.
“Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día.” 2 Pedro 3.8
El “problema de la ansiedad”
“En realidad para todo lo que se hace hay un cuando (tiempo) y un cómo, aunque el hombre tiene en su contra un gran problema: Que no sabe lo que está por suceder, ni quien se lo puede decir” Ecl 8:6-7 NVI
“Porque el hombre tampoco conoce su tiempo; como los peces que son presos en la mala red, y como las aves que se enredan en lazo, así son enlazados los hijos de los hombres en el tiempo malo, cuando cae de repente sobre ellos.” Ecl 9:12
La incertidumbre de no saber lo que va a pasar o puede llegar a pasar es lo que nos lleva a estar ansiosos.
¿Qué es la ansiedad?
La ansiedad (agitación, inquietud, desesperación, angustia, aflicción, preocupación, miedos) es una anticipación de un daño o desgracia futuros. Es la emoción que surge cuando una persona se siente en peligro, sea real o imaginaria la situación.
“LA ANSIEDAD ES UNA DESCONFIANZA DESCARADA DEL PODER Y EL AMOR DE DIOS” JMA
Como seres humanos tenemos un sistema rápido y automático que nos avisa que estamos ante un peligro, esa es la reacción del miedo. Este aparece antes que la ansiedad. Es quien nos alerta. Cuando observamos en nuestro entorno un estimulo amenazante se activa en nuestro cerebro la amígdala. A partir de ella se dispara una respuesta que compromete a nuestro organismo en su conjunto para la huida o la defensa. Este es el cerebro reptilico. El cerebro más primitivo que tenemos.
Pero tenemos otro equipo más sofisticado para defendernos: La ansiedad. El desarrollo del cerebro humano, y en particular de sus áreas pre frontales, expandió, entre otras, las capacidades de nuestra especie para revisar el pasado y escudriñar el futuro. Nuestro cerebro puede imaginar escenarios posibles en el futuro y también simular mentalmente situaciones en detalle, sin necesidad de llevarlas a cabo. Puede evaluar probabilidades y riesgos. En resumen puede crear realidades virtuales, con mayor facilidad que una computadora. Esta capacidad ha brindado a los seres humanos un arma para su defensa: anticipar y resolver antes de que ya sea tarde.
Pero ¿Qué puede pasar si este sistema funciona mal? ¿Qué ocurriría si esta alarma empieza a detectar peligros donde no los hay? ¿Qué consecuencias tendría el tomar demasiados recaudos donde no los hay?
¡¡¡PAREMOS UN MINUTO!!!
¿Qué es aquello que está afligiendo tu corazón hoy?
Los tiempos indeterminados
a) En las tentaciones:
Job: A Satanás le es permitido por Dios “tentarnos”, vemos el caso de Job en el cuál Dios se lo entregó en sus manos para que haga con él lo que el diablo mismo quisiera siempre y cuando no le tocase la vida.
¿Tiempo? Indeterminado…
“Pero si él determina una cosa, ¿quién lo hará cambiar? Su alma deseó, e hizo.”Job 23.13
Pedro:
“Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos.” Lucas 22:31-32
Si bien Pedro escuchó las palabras mismas del Señor en directo… el “una vez vuelto” no le dio un tiempo determinado de cuándo sería su vuelta… pero el Señor, después de resucitado ya, se le volvió a aparecer y lo confirmo cuando le dijo: “Apacienta a mis ovejas”
El Señor Jesús: En la tentación en el desierto… Fue tentado cuando Jesús tuvo hambre (Tiempo de debilidad). El diablo siempre ataca en el mejor momento.
“Y le LLEVO a un alto monte, y le mostró “EN UN MOMENTO” todos los reinos de la tierra”
Hoy en día el diablo mismo puede llevarnos, si nos dejamos atrapar por él y EN UN MOMENTO, en cualquier momento sin previo aviso, hacernos caer.
“Y cuando el diablo hubo acabado la tentación, se apartó de él POR UN TIEMPO” Lucas 4.13
“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará
ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la
salida, para que podáis soportar.” 1 Cor 10:13
“Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.” Marcos 14:38
Los tiempos indeterminados
b) En las pruebas:
Producir paciencia:
“Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,
sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.” Santiago 1:2-3
“He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo.” Santiago 5:11
Para moldearnos y afírmarnos:
“Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.” 1 Pedro 5:10
¡Quién mejor que Pedro para decir estás palabras! El Señor era el que había orado por él
para que su fe no falte y después actuó en el para el apostolado de los de la circuncisión.
Para consolar a otros:
“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.” 2 Cor 2:3-4
Para recompensa eterna:
“En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,” 1 Pedro 1:6-7
Los tiempos indeterminados
c) En sus manos
“Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano; y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla.” Jer 18:4
“Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así?” Romanos 9:20
Mientras no entendamos los propósitos que tiene Dios para con nosotros vamos a vivir echándonos a perder en sus manos… Dios tiene obras preparadas de antemano para que anduviésemos en ellas. Cada uno de nosotros tiene un don o dones diferentes. Dios nos quiere usar para que le servimos pero con cada uno va a tener un trato diferente y especial.
Nos va a ir moldeando según le parece mejor. Quizás a algunos no les duela tanto como a otros.Tal vez algunos sean más sumisos que otros y les sea menos doloroso el trabajo que el Señor tiene para sus vidas. De todas formas estamos en Sus manos.
El problema no radica en la ansiedad en sí. Sino en cómo observamos las circunstancias que vivimos y eso es lo que nos produce ansiedad, temores, angustias, aflicciones.
En vez de afrontar las realidades que vivimos terminamos “escapándonos de las realidad” y la causa de esto no es más ni menos que falta de FE y CONFIANZA EN LOS PROPÓSITOS DIVINOS DE DIOS
En momentos de profunda aflicción y ansiedad confiemos en nuestro
Dios
“echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.” 1 Pedro 5.7
… y como hizo David.
“Mas yo en ti confío, oh Jehová; Digo: Tú eres mi Dios.
En tu mano están mis tiempos;”

D.A.K.